Precauciones a adoptar por los padres

Lunes, 11 Agosto   

La Comisión Europea aprobó, en 1998, una normativa sobre seguridad en juegos infantiles que no diferencia las actividades en la calle o en el interior de los centros. Francia es el único país europeo que, en la actualidad, aplica esta norma, mientras que en España el Gobierno central ha optado por que sea de libre aplicación. Así, a falta de una normativa que regule la calidad y seguridad de los parques infantiles, los padres deberían comprobar, antes de dejar a sus hijos, que estas salas cumplen unas medidas de seguridad mínimas.

* La información sobre el aforo del local debe estar bien visible. Si el número de niños es excesivo, aumenta el riesgo de que se produzcan accidentes.
* La sala ha de disponer de un plan de emergencia (extintores, salidas de urgencia, botiquín…) a la vista de todos. Las salidas de emergencia deben ser fácilmente reconocibles por los más pequeños. La palabra exit, por ejemplo, es del todo incorrecta en este tipo de recintos, ya que la mayoría de los niños o no sabe leer o desconoce el inglés.
* El suelo debe ser mullido, flexible, elástico, blando y capaz de amortiguar la caída de los pequeños. En ningún caso, puede ser de loseta, madera o piedra.
* El equipamiento ha de incluir bancos o asientos, lavabos adaptados para el uso de los más pequeños y alguna fuente o surtidor de agua.
* Debe haber empleados que se encarguen de dirigir las actividades de recreo y de la vigilancia de los niños, así como de la limpieza y mantenimiento del local.
* El diseño de cada aparato debe estar pensado para que su utilización esté exenta de peligros.